martes, 8 de noviembre de 2016

El zoo urbano de Ceslovas Cesnakevicius. Fotomontajes de calado antrozoológico. (Arte y refragmentación II)



El lituano Ceslosvas Cesnakevicius es un artista digital y fotógrafo que ha conseguido llamar nuestra atención recientemente y no quedarse en la lista de espera de nuestros contenidos en forma de borrador, porque nos pareció oportuno enlazarlo con los fotomontajes de Mitch Boyer, aunque la sorpresa en sus imágenes no sea un perro agigantado, sino todo tipo de animales salvajes transitando ante la indiferencia de los humanos urbanitas que los rodean. Al igual que las imágenes de Boyer, las de Cesnakevicius no son técnicamente formidables, ni siquiera excesivamente originales, novedosas o llamativas, pero en conjunto constituyen la ensoñación de un mundo indiferente a las peculiaridades de los demás siempre y cuando te dejen tranquilo. Ni tan siquiera se plantea un profundo o concienzudo mensaje animalista, pero no se trata simplemente de generar fotomontajes más o menos chocantes o llamativos, sino de que sean lo suficientemente verosímiles para ilustrar el punto de partida de su pequeño proyecto, de calado más sociológico, aunque inevitablemente también antrozoológico.
Personalmente lo descubrimos a través de la publicación de su proyecto "The Zoo" a través de BoredPanda, y sus fotomontajes en blanco y negro ya nos parecían suficientemente sobrios y sugerentes para dedicarle un mínimo de atención, pero fue la lectura de su propia y breve explicación lo que nos convenció de que desde unas ciertas premisas podemos contemplar una serie fotográfica desde una perspectiva alternativa y sugerente:

La primavera pasada realicé dos viajes en un plazo de 10 días más o menos, primero a Amsterdam, Holanda, luego a Londres, Reino Unido. Mientras miraba a la gente de todas las culturas y nacionalidades, con todo tipo de trajes y miradas extravagantes, me preguntaba, ¿por qué durante los pocos días que pasé allí, nunca una vez había notado algún tipo de miradas insidiosas o comentarios entre aquellas gentes diversas?He visitado muchas ciudades multiculturales antes, pero este tipo de pensamientos nunca habían asaltado antes mi mente. Amsterdam en particular me pareció el lugar con menor nivel de intimidación entre las personas, basado en qué aspecto tienen, o de dónde viene. Tuve este pensamiento: "una bestia peluda caminando entre la multitud aquí no molestaría a nadie demasiado, siempre y cuando se ocupara de sus propios asuntos", y así es, prácticamente, cómo sobrevino la idea de la serie "The Zoo".¿Por qué, sea como fuere, me planteo este tipo de cosas (que la tolerancia entre diferentes personas sea, o al menos se suponga, algo común en una sociedad civilizada)? Nací y crecí en Lituania, una antigua república del ahora no-existente país de la Unión Soviética. Un país, donde cualquiera que sobresaliese de la masa gris sería de forma totalmente legal intimidado o incluso perseguido por el estado. Habiendo  experimentado el lado oscuro de estar fuera de esa "comunidad feliz", al crecer, y desde la distancia de encontrarme a unos 25 años de aquellos días, pienso, ¿qué clase de persona sería, habiendo crecido en un entorno social un poco más tolerante?Aspectos técnicos de la serie: He estado "disparando" en las calles desde 2008, y la serie contiene fotos tomadas en Londres, París, Barcelona, ​​Berlín, Amsterdam. La mayoría de las imágenes están formadas por dos tomas individuales, la escena de la calle y el animal, obviamente. Algunas escenas callejeras tienen alguna recomposición menor, hecha por el bien de la composición general.



El fotógrafo nos constata, por tanto, que ha conseguido dar un sentido de reportaje social a fotos aparentemente más banales, poco más que vistas o recuerdos de viajes, pero lo que busca, aunque aparentemente nos lo haga olvidar focalizando nuestra mirada hacia los inesperados animales, es el pacífico e indiferente transitar de gentes de razas y condiciones sociales dispares en un mismo espacio, dedicándose la misma nula atención (carente de beligerancia alguna, por tanto) que muestran ante los animales cuya descontextualización de alguna manera pretende disimular.
El autor no se complica la vida y evita ajustes cromáticos, por lo que elabora sus imágenes en blanco y negro, invitando con ello también a una mirada seria y distante, y creemos que lo hace llevado por la tradición persistente que otorga una mayor credibilidad fotográfica a las imágenes en blanco y negro, en las que priman la composición y los hechos descritos, apelando al componente documental de la fotografía.
Sea como sea, la modernización de la escenografía arquetípica de un Edén en que las especies conviven en paz, no deja de atraer nuestra atención y constituirían un digno estandarte ilustrativa de todo aquello que nos interesa desde esta bitácora virtual que compartimos con vosotros.
De todas formas, además de la serie "El Zoo", hemos rescatado algunas de sus imágenes de otras series como "El mundo desde la perspectiva de un ilusionista", cargada de tópicos del fotomontaje con elementos surrealistas y de imágenes pretenciosamente poéticas, pero indudablemente sugerentes y también con el frecuente recurso de la presencia simbólica de animales para subrayar temáticamente nuestra propia posición con respecto a la naturaleza.


















No hay comentarios: