jueves, 26 de marzo de 2015

Superhéroes fotográficos: Benoit Lapray, Rick Ashley y Romina Ressia.



Benoit Lapray y la búsqueda de lo absoluto.

Hace ya más de una año que este proyecto de Lapray salió a la luz y llamó la atención de no pocos medios de divulgación por el lirismo y la belleza de sus paisajes adornados con la presencia de personajes icónicos del mundo de los superhéroes del cómic. En estas fotografías no se sabe a ciencia cierta si el protagonismo recae en la naturaleza en los personajes que la visitan, dado que constituyen iconos de la cultura popular y universal, a estas alturas del siglo XXI.
Lapray se revela un eficaz fotógrafo de paisajes, notable incluso, aunque no sea extraordinario, pero su mente fotográfica es imaginativa y está claro al observar sus trabajos que la juntura y el fotomontaje le sirven para alimentar con sentido extra el contenido de sus obras. Casi se diría que al fotografiar los paisajes imaginaba la presencia de alguien más que los contemplase desde el mismo encuadre.
William Wray
La naturaleza se nos escapa, se vuelve cada vez más distante de la cotidianidad urbana. Constituye la encarnación del paraíso perdido que en realidad siempre ha estado ahí, a la espera de que quisiéramos de verdad recuperarlo, venciendo los obstáculos físicos, económicos y sociales que nos lo impiden. Nuestra evolución biológica nos ha segregado de la adaptación natural a un entorno cada vez más artificial, y los superhéroes clásicos constituyen una metáfora de dicha situación. Han adquirido bruscamente cualidades extraordinarias para estar por encima de las dificultades de la vida urbana, y la ciudad, en casi todos los casos, constituye su hábitat natural, incluso en el caso de relecturas como las del pintor William Wray, deseoso de plasmar una cotidiana humanidad en la que no faltan los descansos de la rutina laboral. Los superhéroes se evidencian como habitantes de un biotopo urbano.
Lo natural sería aprovecharse de sus capacidades extraordinarias para huir del mundanal ruido, para acceder a ese lujo que constituye el entorno natural no agresivo, contemplativo y hermoso del que surgieron las criaturas y animales totémicos de los que muchos de ellos toman prestadas sus más notorias cualidades: hombres murciélago, mujeres gato, agresivos mustélidos de desdichada traducción (el belicoso glotón ha de ser reinventado como "lobezno"), deidades ancestrales y víctimas de accidentes experimentales de carácter científico están fuera de lugar y simultánea y lógicamente integrados en estos entornos de apariencia prístina.
El caso más llamativo seguramente lo constituye Spiderman, urbanita neoyorkino por excelencia, al que vemos más extrañamente desubicado o perdido, aunque algo nos dice que hay placidez en el rostro oculto tras la máscara.



http://www.benoitlapray.com/


 Retoque y fotomontaje creativo

En la página web del fotógrafo es posible observar que se siente cómodo con el fotomontaje digital, y que sus encargos de carácter profesional recurren a menudo a soluciones que pasan por el Photoshop, aunque no faltan las muestras de trabajos de carácter más personal en los que se alude a la reubicación de sus modelos en entornos naturales un tanto idílicos que constatan con su onirismo nuestra lejanía del mundo natural por culpa de nuestra animalidad frágil y neoténica, especialmente cuando se muestra despojada de sus señas distintivas y sus ropajes ya que, aún sin ellos, nuestros cuerpos evolucionan más por imperativos sociales y estéticos que por auténtica adaptación natural. Curiosamente, en el caso de los superhéroes, es la ropa diferenciada e identitaria, el traje o disfraz de superhéroe, lo que les distingue icónicamente de sus semejantes y les advierte de sus cualidades especiales, emparentándolos con los auténticos monstruos híbridos clásicos, como los licántropos, por poner un ejemplo claro, y siempre en liza con su problemática doble personalidad.
Tan sólo la imagen de Hulk aislándose en el bosque nos resulta familiar en su búsqueda de aislamiento de la humanidad que lo teme como a un monstruo, aunque tampoco es sorprendente ver a Superman aprovechándose de su vuelo para gozar de la ubicuidad con la que goza de refugios tan lejanos como la Antártida de su segunda residencia. Iron Man se nos antoja de paso y Wonder Woman bien podría estar gozando de una estancia en su mitológico reino natal. Incluso Batman, visto desde el interior de una cueva que podríamos asociar al refugio de su patio trasero adquiere una lógica coherencia gótica, pero, por más que los gatos se asilvestren con extrema facilidad, Catwoman, esencialmente transeúnte de tejados y cornisas, parece perdida o autosometida a un anacoretismo excepcional.
Ben Grimm, La Cosa, parece querer camuflar su apariencia pétrea entre formaciones rocosas, y el Capitán Steve Rogers bien podría encontrarse en una campaña bélica o en una misión especial, pero los soldados transitan por la naturaleza sólo como escenario de sus batallas, de modo que la belleza contemplativa del paisaje apunta tan sólo a la quietud que precede a la tormenta. Silver Surfer, siempre lacónico y reflexivo, se nos antoja sensible a la belleza de los mundos que visita para ofrecer a Galactus, y Flash parece necesitado de horizontes despejados para ejercer sus cualidades velocípedas.
Romina Ressia
Ya sabéis que los superhéroes son temática recurrente en nuestro blog, y que su complicidad con la fotografía o cualquier otra disciplina que los haga trascender del cómic y el cine siempre suscita nuestro interés, pero, tal vez a excepción de los cuadros de Andreas Englund, hacía tiempo que un proyecto artístico revisionándolos nos resultaba tan atractivo.
Es por esto que, aunque sea tardíamente, nos hemos decidido a reivindicar su trabajo desde aquí, pese a ser conscientes de que existen muchos otros trabajos artísticos relevantes e influyentes que señalan la trascendencia icónica de los superhéroes y a los que no hemos hecho todavía mención alguna (el caso más flagrante es el de las litschesteinianas  e iconoclastas ilustraciones de Greg Guillemin).
Rick Ashley: "Michael"
Para constatar nuestro amor por los superhéroes y por la fotografía, y por el poder evocador de ambos, os ofrecemos a continuación de este post un par de muestras de la argentina Romina Ressia y del bostoniano Rick Ashley, este último autor de un emotivo y divertido proyecto en complicidad con su cuñado Michael, que espero os constaten que los superhéroes están tomando el relevo, iconográficamente, a las referencias de la liturgia religiosa y la mitología clásica con el mismo poder evocador.
En el caso de Ashley, el apunte a la alteridad, a la humanidad diferencial, parece contradecir el carácter lúdico de sus fotografías, más cercanas en realidad a un auténtico reportaje, dado que una de las peculiaridades de Michael es su gusto por la simulación y su falta de escrúpulos para carectirzarse como Superman de forma cotidiana al margen de su colaboración con el fotogógrafo.
Sin más comentario por mi parte, os invito a usar vuestros superpoderes para huir de vuestra cuidad, alejaros del tráfico, las prisas y las obligaciones sociales y laborales, así que no temáis las inclemencias del tiempo ni los límites geográficos. Os dejo con los sugerentes fotomontajes de Benoit Lapray.








































Rick Ashley (Proyecto: Michael)
















lunes, 23 de marzo de 2015

Fotografía y simulacro. Dioramas fotográficos recreando fotos ilustremente icónicas por Jojakim Cortis y Adrian Sonderegger.

Jojakim Cortis y Adrian Sonderegger

Abrimos esta entrada dedicada a la peculiar visión de la fotografía, y la escena en general, entre bastidores de Jojakim Cortis y Adrian Sonderegger, un equipo de fotógrafos que nos han gustado mucho por sus interesantes imágenes de animales y ahora con sus simulacros fotográficos puestos en evidencia, lo que, en los tiempos que corren de sobresaturación de imágenes y todo tipo de manipulaciones digitales, supone una incisiva demostración con medios escenográficos sofisticadamente sencillos, de que incluso las imágenes fotográficas más icónicas podrían ser fruto de una manipulación.
Los autores ni tan sólo muestran lo que sería el recorte de donde extraeríamos el encuadre reproducido con notable maestría, sino que nos permiten ver el diorama con sus soportes y utensilios, continuando con la poética mostrada por su fotografía de un gran teatro visto desde el interior del escenario que convierte al aforo en escena.
Hemos seleccionado también algunas de sus imágenes de fauna y dioramas de museos de historia natural para constatar que son merecedores de la máxima intención por parte de lo que más interesa a los contenidos habituales de este blog.



La primera fotografía de la historia, de Nièpce, era sin duda un claro objetivo para recrear según las pautas del proyecto de Jojakim Cortis y Adrian Sonderegger





Johnny Strategy, desde COLOSSAL, ofrece un buen resumen acerca del alcance del proyecto Ikonen de

http://www.thisiscolossal.com/2015/03/photographers-create-meticulously-faithful-dioramas-of-iconic-photos/

(Photographers Create Meticulously Faithful Dioramas of Iconic Photos

Todo comenzó con una broma: un desafío bastante irónico, si se quiere, para recrear la fotografía más cara del mundo:  Rhein II, de Andreas Gursky. Porque para los fotógrafos comerciales Jojakim Cortis y Adrian Sonderegger, eso significaba un eco lejano de su tiempo libre, cuando el dinero no iba a venir por recrear una fotografía que acabó vendiéndose por $ 4.3 millones. 
Este fue el comienzo de Ikonen, un ambicioso proyecto para recrear meticulosamente escenas históricas emblemáticas en miniatura. El proyecto en curso incluye tomas fotográficas inmediatamente reconocibles  (la de los hermanos Wright tomando vuelo, el Monstruo del lago Ness cuya cabeza emerge fuera del agua, "El hombre del tanque" deteniendo la fila de tanques durante las protestas en la plaza de Tiananmen...) ya que las imágenes se han grabado a fuego en nuestra memoria colectiva."Cada campo tiene sus propios iconos, estrellas-guía, que reflejan el espíritu de su tiempo en la forma, los medios y en sus contenidos", dicen los fotógrafos. Y cuando se fotografía algo, adquiere una trascendencia temporal mayor que manteniéndose aislado. El simbolismo histórico es fluido y nuestra percepción de que puede cambiar el mismo bote modo historia. Esto, quizás, es la razón por Cortis y Sonderegger se alejan de su escena en miniatura en el final, revelando lo que cada fotografía en realidad es: papel, bolas de algodón, plástico y un montón de su propio tiempo libre. Fotos compartidas con el permiso de los artistas. (Vía Wired)

http://www.wired.com/2015/03/jojakim-cortis-adrian-sonderegger-iconen/




http://www.ohnetitel.ch/

Iconos. Cada campo tiene sus iconos, estrella-guía, que reflejan el espíritu del tiempo en la forma, medios y contenidos, y reanudar la historia del tiempo. Así que la fotografía también.175 años yacían entre vislumbre del fotógrafo privada en el patio trasero en Borgoña Chalon-sur-Saône por Nicéphore Niépce en 1827 y la perspectiva del espectador impotente en la explosión de las Torres Gemelas en Nueva York. Un icono es el resultado de una investigación estudioso de largo para el original, para la mítica fuente de la fotografía. La otra imagen del 9/11 es el faro de un choque de culturas, la destrucción de un mito con el que cada ficción cinematográfica ha sido superar la oferta. Ambas fotografías -, así como los demás: los hermanos Wright en su primer vuelo a motor en 1903 en Kitty Hawk, la marcha fatal de los británicos en 1916 cerca de Ypres, la resistencia singular contra el poder del Estado en la Plaza de Tiananmen en 1989 en Beijing, el fin de vuelo supersónico civil, con el accidente del Concorde en París en 2000 - son imágenes de referencia a partir del cual la importancia histórica o la cuestión de la realidad puede ser examinado. Después de 2001, el medio de la fotografía ha perdido mucho de autenticidad debido a su digital, cualquier estructura cambiante. Usted puede confiar en las fotos incluso menos que antes; La realidad también se puede construir, incluso dos veces: ver el lago Ness.El hecho de que el poder icónico de las imágenes de referencia es sacrosanta que se adapten para la parodia. Cortis y Sonderegger amplia fotográficamente redimensionan lugares de nuevo como eventos espaciales. Es un diseño travieso de la deconstrucción. Posteriormente, el modelo se reduce de nuevo a la superficie fotográfica, una realidad de segundo orden reproducida. Mientras que lleva la banda visual en un pasado localizable, al mismo tiempo que luchan esta renovada realidad (fotográfica) con su recuerdo que se desvanece y se convierte en un reclamo sin tener en cuenta el artefacto originales. La historia del mundo degenera en un parque infantil, enmarcada con los apoyos desde el estudio, caja de herramientas y archivo. Sólo el diminutivo cínico cuento señala que la historia del mundo no era tan sólo, incluso si lo percibimos así de lejos, mediada por iconos.Fritz Franz Vogel




Ikonen:


























Otras interesantes muestras de los reflexivos dioramas fotográficos en otros trabajos de ambos fotógrafos y de sus incursiones a escenografías naturalistas y museísticas, además de algunos de sus trabajos con animales:














































nombre Joacim Cortis
cliente 
-
 tamaño 185 cm
creado En algún momento de las noches cálidas en diciembre de 1977
publicado 19 de septiembre 1978
info Nacido en Aquisgrán (D), residente desde 2001 en ZurichInternado en el fotógrafo Ben Isselstein en Aachen 2000. prácticas Torkil Gudnason con el fotógrafo en Nueva York y en la agencia Walter Schupfer Management en Nueva York2004. Diploma de la Escuela de Arte y Diseño en la fotografía en 2006. La colaboración con Adrian Sonderegger comenzó en 2005 estudiando fotografía en el HGKZ.






 nombre Adrian Sonderegger
cliente -
tamaño 177 cm
creado En algún momento en las frías noches de invierno en enero de 1980
publicado 27 de octubre 1980
info Nacido en Bülach (ZH), residente desde 2001 en ZurichConclusión del diseño preliminar curso (2001y la Universidad de la clase de fotografía (2006en la Universidad de Arte y Diseño de ZurichAsistente Jules Spinatsch 2007 a 2011. Fotografía profesor de la Escuela de Arte y Diseño de Zurich (SKDZ) desde 2010 hasta 2011. La colaboración con Joaquín Cortis comenzó en 2005 mientras estudiaba fotografía en la HGKZ.
Como epílogo hemos considerado oportuno rescatar esta nota histórica sobre la simulación estratégica:

http://actualidad.rt.com/actualidad/169535-formaciones-militares-unidades-insolitas

El ejército fantasma

En 1944 el Ejército estadounidense reclutó a un grupo de artistas, diseñadores, ingenieros y expertos en efectos de sonido para fundar la 23.º Compañía de Tropas Especiales, una unidad cuyo objetivo principal era engañar al enemigo haciéndole creer que las tropas de EE.UU. eran mucho más fuertes y numerosas de lo que eran realmente.
Армия призраков Fotografía de dominio público
Para este fin, empleaban diferentes técnicas, tales como piezas de artillería inflables, grabaciones del sonido de tanques o la difusión de información falsa para posibles espías. La existencia de esta unidad, que participó en más de 20 operaciones y salvó miles de vidas, no fue revelada por EE.UU. hasta pasados 50 años.