jueves, 8 de marzo de 2012

Fotografía 3D/Fotografía estereoscópica. Anaglifos digitales por Susana Ramírez


En esta segunda imagen de de Susana Ramírez nos encontramos con uno de los conflictos que implica recurrir al anaglifo (superposición de imágenes izquierda-derecha filtradas en rojo-azul respectivamente para su visualización esteroscópica) y es ni más ni menos que la presencia de objetos saturadamente azules o rojos, porque provocan una visualización conflictiva con los filtros opuestos, ya que se ennegrecen. Las puertas de este espacio arquitectónico entran en conficto cromático con ambos filtros, como podéis comprobar si disponéis de gafas de anaglifo.

Trabajo realizado para el módulo Técnica Fotográfica (primer curso del ciclo de Fotografía Artística, EASD Serra i Abella, l'Hospitalet de Llobregat)

Maud Sophie Andrieux: Fotografía estereoscópica.




Trabajo realizado para el módulo de Técnica Fotográfica de primer curso (ciclo de Fotografía Artística, Escola d'Art i Superior de Disseny Serra i Abella, l'Hospitalet de Llobregat)

miércoles, 7 de marzo de 2012

Fotografía estereoscópica. Excelente investigación sobre sus posibilidades expresivas a cargo de Nuria Maya.

Al plantear los requisitos técnicos de este ejercicio he procurado dejar claros sus objetivos: comprender mejor las diferencias entre nuestra propia visión y la de la cámara monoscópica, entender que la estereoscopia es tan antigua como la propia fotografía (no una novedad del cine y los videojuegos actuales, ni una reminiscencia vintage de los años 50 del siglo pasado como piensan algunos un poco más informados), administrar con más precisión nuestros conocimientos sobre encuadre, enfoque y percepción del espacio y, sobre todo, asumir la fotografía en 3D como una forma de expresión artística particular, tan diferente como pueda serlo el bajorrelieve con respecto al dibujo o a la escultura. No se trata de un añadido efectista o espectacular, sino de una posibilidad técnica que nos conmueve a través de nuestros sentidos de un modo peculiar, particular.
No me refiero precisamente a que pensemos que una película en 3D, por ejemplo, ha de ser preferentemente un catálogo de planos con objetos que se dirigen hacia nuestros ojos, sino de una inmersión en el espacio, una apreciación significativa del relieve y de las texturas y creo que Nuria Maya y Arienne Martins (ver las imágenes de la entrada precedente) han encontrado ese punto en que sus fotografías tienen un cierto interés compositivo sin necesidad de recurrir a la tridimensionalidad pero simultáneamente su visionado esteroscópico no es un simple añadido espectacular, ya que son fotografías que adquieren todo su sentido al ser vistas con gafas 3D. Abren espacios significativos. Muestran texturas y relieves poderosos.
Creo que la investigación que realiza Maya por medio de sus exposiciones duplicadas reflexiona sobre los misterios del espacio, sobre la tercera dimensión y, si me apuras, sobre la cuarta, dada la cercanía de la muerte, o si se prefiere, de la otra vida, implícita en los cementerios, decorado frecuente, por lo que he podido constatar, de la fotografía esteroscópica, seguramente debido a la aliteración de conjuntos escultóricos, apretadas arquitecturas y numerosos pasadizos.










Fotografía esteroscópica. Imágenes tridimensionales realizadas a través de anaglifos digitales. Interesante desarrollo a cargo de Arienne Martins






Fotografía esteroscópica. Anaglifo digital por Neus Cutrona.

Fotografía 3D. Estereoscopia fotográfica. Anaglifo fotográfico por Samantha Baqués

Fotografía en tres dimensiones. Anaglifos digitales de África Cejudo

Un año más, el módulo de técnica fotográfica en la Escola d'Art i Disseny Serra i Abella, llega a esa unidad de programación dedicada a los controles de cámara y a la comprensión del enfoque selectivo como recurso expresivo (especialmente cuando con focales largas o con diafragmas abiertos realizamos imágenes con escasa profundidad de campo). Todo esto, nos dicen, sirve para potenciar la sensación de espacialidad, tridimensionalidad, en las fotografías, planas, monoscópicas.
Sin embargo, nuestra visión es esteroscópica, tridimensional, y un buen modo de comprender las posibilidades expresivas y los entresijos técnicos de la óptica humana y la óptica fotográfica lo encontramos en la práctica de la fotografía 3D.
El método más sencillo de fotografía estereoscópica, si no disponemos de una cámara de doble objetivo, consiste en realizar series de parejas estereoscópicas con un leve desplazamiento lateral del eje óptico. De ambas fotos resultantes realizamos un fotomontaje digital sustituyendo el canal rojo de la imagen correspondiente al ojo derecho por el de la imagen tomada más a la izquierda. Podemos incluso decidir qué términos de la imagen traer más hacia el espectador o alejar más hacia el fondo cuando adquirimos una cierta práctica y comprendemos lo que ocurre.
En entradas anteriores, en este mismo blog, hemos dado cuenta de ello y encontraréis explicaciones un poco más detalladas.
En esta ocasión he decidido exponer los trabajos que me parecen más expresivos por el hecho de haber sido realizados en 3D, adquiriendo interés no sólo por el hecho anecdótico o de moda de poder ser vistas en tres dimensiones, sino porque creo que comunican más en su versión tridimensional que en su versión bidimensional.







Fotografía estereoscópica. Una particular visión del mundo tridimensional a través de los anaglifos fotográficos de África Cejudo.

Para visualizar estas series fotográficas es necesario el uso de gafas de anaglifo, con filtros rojo/azul diferenciados para cada ojo.