sábado, 29 de noviembre de 2014

Retratar ovejas y cabras. Fotografías de Kevin Horan.


Tal y como nos explica Christopher Jobson desde COLOSSAL, Kevin Horan decidió que ya era hora de introducir un nuevo grupo de animales en el mundo de los retratos de estudio, que últimamente tiene numerosas muestras como hemos constatado en anteriores posts.
No se me ocurre más comentario al respecto que constatar la calidad de las imágenes, que resultan llamativas por reivindicar un grupo de animales (óvidos y cápridos comparten cierto parentesco genético entre sí y con camélidos así como con llamas, alpacas y vicuñas) que encarnan cierta proximidad doméstica acompañada de una cierta obstinación ("la cabra tira al monte") a menudo malinterpretada como estupidez. Sea como fuere, no cabe duda de que la empatía suscitada por los retratos fotográficos de animales sufre un cierto quebranto al cruzarse con las miradas de estos ojos de pupilas rectangulares, horizontales, que se nos antojan de dudosa expresividad, que interpretamos subjetivamente como fríos, impertérritos o, sencillamente..."de cordero degollado".
Como decía Konrad Lorenz de los parientes no muy lejanos de cabras y ovejas: "si usted desea saber qué piensa un camello, mírele a las orejas, no a los ojos".

Majestic Black and White Studio Portraits of Goats and Sheep by Kevin Horan

Majestic Black and White Studio Portraits of Goats and Sheep by Kevin Horan sheep portraits humor goats black and white
Ben #1, 2014. Photo © Kevin Horan.
Majestic Black and White Studio Portraits of Goats and Sheep by Kevin Horan sheep portraits humor goats black and white
Sherlock #2, 2012. Ella #1, 2014. Photos © Kevin Horan.
Majestic Black and White Studio Portraits of Goats and Sheep by Kevin Horan sheep portraits humor goats black and white
Carl #1. Photos © Kevin Horan.
Majestic Black and White Studio Portraits of Goats and Sheep by Kevin Horan sheep portraits humor goats black and white
Xantippe #1. Lizzie #1. Photo © Kevin Horan.
Majestic Black and White Studio Portraits of Goats and Sheep by Kevin Horan sheep portraits humor goats black and white
Jake #1, 2012. Photo © Kevin Horan.
Majestic Black and White Studio Portraits of Goats and Sheep by Kevin Horan sheep portraits humor goats black and white Sydney #3. Xenia #1. Photos © Kevin Horan.
Majestic Black and White Studio Portraits of Goats and Sheep by Kevin Horan sheep portraits humor goats black and white
Mr. Beasley #1, 2014. Photo © Kevin Horan.
Majestic Black and White Studio Portraits of Goats and Sheep by Kevin Horan sheep portraits humor goats black and white
Briede #1. Honey #3. Photos © Kevin Horan.
Majestic Black and White Studio Portraits of Goats and Sheep by Kevin Horan sheep portraits humor goats black and white
Honey #1, 2014. Photo © Kevin Horan.
When it comes to fancy studio portraits of pets, it’s no surprise people are willing to hire photographers for loving photos of their cats and dogs, we’ve even seen cameras thoughtfully trained on chickens and exotic snakes, but commercial photographer Kevin Horan decided it was high time for an artistically neglected group of barnyard animals to step into the spotlight: goats and sheep. In 2007, Horan moved from Chicago to Whidbey Island, Washington where he approached a neighbor about photographing one of his sheep. The neighbor agreed and his portrait series Chattel was born.
Lately, Horan photographs mostly sheep and goats from the New Moon Farm Goat Rescue in Arlington, WA, where he sets up a portable studio and works with assitants to achieve surprisingly emotive and humorous portraits that reveal the subtle personality of each animal. The wildly popular series was selected in Photolucida’s Critical Mass Top 50 for 2014, and one of the photos was acquired by the Santa Barbara Museum of Art. Prints are available upon request. (via SlatePetaPixel)

viernes, 28 de noviembre de 2014

Superhéroes de la antigüedad, por Sacha Goldberger.


Mientras elaboro un comentario adecuado, que se lo merece, por razones comprensibles para los que conocen nuestras anteriores reflexiones sobre los superhéroes desde un punto de vista antrozoológico del arte (ver etiquetas correspondientes y páginas específicas) me parece oportuno ofrecer ya una muestra del trabajo de Sacha Goldblerg en colaboración de Cosplayers para imaginar un pasado en el que la forma de arte reina era la pintura realista y el retrato cortesano plagado de héroes del cómic de los siglos veinte y veintiuno como si ya hubiesen existido. Tenéis enlaces a la web del autor y, por supuesto, al artículo original de JJ Duncan.

These Cosplay Pictures Are So Good They're Literally On Display in a Paris Art Gallery





These Cosplay Pictures Are So Good They're Literally On Display in a Paris Art Gallery
(From Sachabada.com)French photographer Sacha Goldberger has a new set of pictures that take cosplay to a crazy new level. Employing more than 60 models, costume makers, makeup artists, set designers and more, Goldberger mixes superhero cosplay with Renaissance art in his new project, which is on display in Paris. Not many cosplay pictures are recognized as art, and when you scroll down, you'll see why this is an exception. Not only are the costumes and photos amazing, but they were achieved without digital editing, using makeup artists instead of Photoshop to make the models look as close as possible to the source material. (Check out Superman for a great example of how they can achieve this transformation with just makeup.) Here's an excerpt from Goldberger's artist statement.
The collection demonstrates the use of 17 century techniques counterpointing light and shadow to illustrate nobility and fragility of the super powerful of all times. It also invites you to celebrate the heroes of your childhood. These characters have become icons to reveal their humanity: tired of having to save the world without respite, promised to a destiny of endless immortality, forever trapped in their character.





Here are a few of the pictures. Check out Goldberger's site for more.

These Cosplay Pictures Are So Good They're Literally On Display in a Paris Art GalleryThese Cosplay Pictures Are So Good They're Literally On Display in a Paris Art GalleryThese Cosplay Pictures Are So Good They're Literally On Display in a Paris Art GalleryThese Cosplay Pictures Are So Good They're Literally On Display in a Paris Art Gallery
These Cosplay Pictures Are So Good They're Literally On Display in a Paris Art GalleryThese Cosplay Pictures Are So Good They're Literally On Display in a Paris Art GalleryThese Cosplay Pictures Are So Good They're Literally On Display in a Paris Art GalleryThese Cosplay Pictures Are So Good They're Literally On Display in a Paris Art Gallery
These Cosplay Pictures Are So Good They're Literally On Display in a Paris Art GalleryThese Cosplay Pictures Are So Good They're Literally On Display in a Paris Art GalleryThese Cosplay Pictures Are So Good They're Literally On Display in a Paris Art GalleryThese Cosplay Pictures Are So Good They're Literally On Display in a Paris Art GalleryThese Cosplay Pictures Are So Good They're Literally On Display in a Paris Art Gallery
These Cosplay Pictures Are So Good They're Literally On Display in a Paris Art Gallery

martes, 11 de noviembre de 2014

Animalidad y parecido. Las gemelas de Ariko Inaoka.

identical-twins-erna-hrefna-photography-iceland-ariko-inaoka-16


Supongo que los habituales de este blog ya sabéis que disponéis de las entradas y artículos de elaboración propia en El Texto del Animal Invisible, donde dedicamos un par de páginas específicas al acopio de reflexiones acerca de la identificación de rostros y el significado del parecido facial a través de diferentes proyectos fotográficos.
Diane Arbus
En muchos de ellos, la presencia de hermanos gemelos es algo más que recurrente, dado que la imagen fotográfica pasa por ser visualmente gemela de la imagen real. Los juegos de espejos manifiestos en la naturaleza desafían nuestras pautas de percepción en la medida que lo ha hecho la fotografía desde sus inicios, y el recurso de la repetición de fisonomías análogas sigue constituyendo un filón para el medio, desde las famosas gemelas de Diane Arbus hasta la imagen gemela de ésta protagonizada por John Malkovich de la que dimos cuenta recientemente al comentar el proyecto de Sandro Miller que recrea fotos célebres. La foto se parece al fotografiado como un gemelo; la foto que se parece a otra foto delata simultáneamente diferencias y parecidos, y, por tanto, nos habla sobre los límites de nuestra percepción y sus recursos para clasificar y reconocer el mundo que nos rodea. En el caso que hoy nos ocupa, el fotógrafo japonés Ariko Inaoka visita con cierta regularidad a dos jóvenes gemelas islandesas con las que ha establecido una lúdica complicidad muy en la línea de Lewis Carroll de la que han surgido unas sugerentes fotografías que juegan con las sutilezas capaces de romper la simetría generada por la presencia de personas idénticas en una escena fotográfica.

Si tuviese que destacar un rasgo diferencial en el proyecto de Inaoka creo que sería su carácter documental a pesar de su estilo sugerente y onírico, además de que no explota al cien por cien el parecido físico de sus modelos, quienes, en muchas de sus imágenes, ni siquiera muestran el rostro, o lo ocultan tras máscaras o elementos de escena, constatando que el tema central de las imágenes son los sueños compartidos, la peculiar conexión entre los gemelos, y no el desafio a la percepción que constituyen para los que los conocen.

Tal y como resume Dovas para Boredpanda, de donde extraigo las imágenes:

Cada año, Erna y Hrefna, dos hermosas niñas gemelas que crecen en Islandia, saludan a un visitante muy especial de Japón - Ariko Inaoka. Este fotógrafo ha estado visitándolas cada verano desde el año 2009 para fotografiarlas y documentar sus progreso a través de la adolescencia y su relación especial con los demás.

Inaoka reunió a las chicas en 2006, cuando tenían 6. Habían llegado al casting para una sesión de fotos que Inaoka estaba preparando. Luego se reunió con ellas en 2009 para comenzar su proyecto, que espera continuar hasta que tengan 16.

"A menudo escucho que los gemelos idénticos tienen conexiones telepáticas entre ellos. Esto es cierto con Erna y Hrefna "declara Inaoka. "Siempre están juntas. Casi nunca se pelean. Al pasar tiempo con ellas me siento como consolado en su compañía, pero al mismo tiempo me siento extraño, porque nunca he visto una conexión tan poderosa entre dos seres humanos. Me dicen, 'A veces soñamos los mismos mismos sueños".


Ya sabéis que disponéis de antecedentes sobre este tema en las siguientes entradas del blog que relacionamos a continuación:


10 Abr 2012
Si ignora que el retrato representa a fulano y no lo reconoce, su sorpresa al enterarse, le llevará a comentarle a fulano que no encuentra parecido alguno, dudando de la capacidad del artista, pero si se entera del renombre ...
05 Jun 2014
Animalidad humana y parecido (revisión). El reconocimiento de los rostros y los retratos de familia. Ya sabéis que en este blog nos gusta exponer todo tipo de reflexiones artísticas acerca de los límites de nuestra percepción, ...
14 Mar 2013
analogía, parecido, sosias, semejanza, neotenia, retrato, fotografía, Cristian Girotto, Frauke Theilking, mono, Ulric Collette, Gustavo Lacerda, Sacha Goldberger, Mary Ellen Mark, Claire Felicie, Julian Wolkenstein, John Woo, ...
03 Nov 2013
Lalage Snow repite el esquema de proyecto fotográfico, mezcla de retrato, documental y casi fotografía forense de Claire Felicie (del que ya dimos cuenta en nuestro monográfico sobre analogía y parecido). Su proyecto se ...



http://www.boredpanda.com/identical-twins-erna-hrefna-photography-iceland-ariko-inaoka/

Icelandic Twin Girls Erna & Hrefna In Eerie Photos By Ariko Inaoka

Every year, Erna and Hrefna, two beautiful twin girls growing up in Iceland, greet a very special visitor from Japan – Ariko Inaoka. This photographer has been visiting them every summer since 2009 to photograph them and document their progress through adolescence and their special relationship with each other.
Inaoka met the girls in 2006, when they were 6. They had come to the casting for a photo shoot that Inaoka was preparing. She then met with them in 2009 to begin her project, which she hopes to continue until they’re 16.
I often hear that identical twins have telepathic connections between them. This is true with Erna and Hrefna” Inaoka claims. “They are always together. They almost never fight each other. Spending time with them I feel such comfort in their companionship but at the same time I feel strange because I have never seen such a powerful connection between any two human beings. They say to me, ‘We dream same dreams sometimes’.
More info: aarriikkoo (h/t: slate)

“They are always together.” Their connection, Inaoka said, is almost telepathic

“When they talk, one begins a sentence, the other picks up midway, and the first one finishes it – all very naturally”

“Also, they tell me about having the same dreams”

They practice ballet five days per week and get “almost the same grades”

“Their connection is beautiful and peaceful. I also believe photography can capture more than the eye can see”

jueves, 6 de noviembre de 2014

El génesis según Sebastiao Salgado.


Sebastiao Salgado expone un recopilatorio de parte de su obra fotográfica, la consagrada a la naturaleza y al hombre en relación a ella, bajo el título de "Génesis". El catálogo de la exposición ha sido publicado por Taschen en un formato grandioso y lujoso, en sintonía con la contundencia de las imágenes de Salgado, y actualmente, y hasta principios de 2015, los barceloneses podemos disfrutarla en el Caixafòrum.
Desde La Voz del Animal Invisible nos sentimos obligados a dedicarle cuando menos un escueto comentario a esta exposición, que sin duda justifica como pocas los intereses divulgativos e intelectuales de nuestro espacio en la red.
Ya que se trata de un trabajo prolíficamente comentado en los distintos medios de información, dada su magnitud junto con el renombre y reputación de su autor, no pretendemos explicar nada que él mismo no haya explicado en las copiosas entrevistas que ha concedido a dichos medios, y nos limitaremos a intentar destacar aquellos detalles que más han llamado nuestra atención, como ciertos aspectos técnicos y estéticos de las fotografías y la conspicua iconicidad de algunas en particular.



Así, pues, os ofrezco una mínima selección de imágenes de esta impresionante muestra y os explico el porqué de dicha selección desde mi particular punto de vista.
Lo primero que cabe destacar en la obra de Salgado es su fidelidad al uso del blanco y negro, que en su día le servía especialmente para facilitar su control absoluto del proceso fotográfico analógico de alta calidad, además de una elección estética unánimente aceptada como sobria, clásica, sin artificios y, para muchos, más "seria" o "artística". Elliot Erwitt, entre otros consejos para aspirantes a fotógrafos, recomendaba el uso del blanco y negro como una manera de ir a lo esencial a la hora de componer una imagen fotográfica:

"El Blanco y Negro te hace concentrarte en lo esencial: luz, historia, formato, emoción e información. Tiene que ver con capturar la realidad en una estética básica, no lo que puede ser reforzado con el color. Ofrece una forma diferente de mirar las cosas." 

"(Black and white makes you concentrate on the essentials: light, story, form, emotion and information. It’s about capturing reality and the raw aesthetic, not what can be enhanced by colour. It offers a different way of looking at things.)"


Prefiero no entrar en discusiones acerca de si es preferible o más "pura" la fotografía en blanco y negro que la fotografía en color. Sería tan absurdo como pretender establecer qué es "mejor", si el dibujo o la pintura.
De lo que no cabe duda es que (y lo he constatado a lo largo de mis años como profesor de fotografía) cualquier imagen fotográfica, en su versión en blanco y negro, queda revestida automáticamente de un plasticidad peculiar que otorga una cierta seriedad a la percepción de una obra fotográfica, similar a la interpretación de cualquier obra musical por un cuarteto de cuerda. Algunos incluso podrían pensar que se trata de un recurso fácil, aunque dudo que nadie pueda tachar de fácil el trabajo de Salgado quien, pese a haberse resistido en su momento al uso de las tecnologías digitales, confiesa no tener incoveniente alguno en adaptar su metodología personal a las ventajas que aportan las nuevas cámaras y aplicaciones de edición digital.
Es en este punto donde observo a veces una cierta obsesión por el detalle como sello de calidad de una imagen fotográfica, estandarte de la maestría de su autor (o de la calidad de las ópticas que emplea), de su profesionalidad intachable, al revelar sus imágenes o editarlas ofreciendo la visibilidad nítida, bien contrastada y enfocada, de todas las áreas de la escena, desde las más expuestas a las más sombrías, salvando todos los obstáculos utilizando cualquier medio a su alcance.
En los tiempos del positivado analógico, un buen refuerzo para un óptimo acabado final consistía en traicionar venialmente la pureza del blanco y negro mediante baños viradores como el selenio, que dotaba a los grises de una cierta calidez vagamente marrón que los hacía más diferenciables de los negros, no afectados por el proceso, tornando la imagen aparentemente más contrastada, más nítida, más enfocada, mediante ese discreto bitono que no llega a traicionar la esencia de la imagen monocromática.



S. Salgado ante la edición de su serie fotográfica "Génesis"
Las fotografías de S. Salgado admiten copias de gran tamaño, incluso las reclaman, para poder disfrutar de su riqueza de detalles y texturas, aunque muchas de las más recientes no paran de remitirme a "pasos altos" y procesos de sobre y subexposición selectiva que en algunos casos rozan el límite de lo excesivo, como es el caso de la imagen que muestra una fila de pingüínos saltando desde los hielos al océano, tan nítidos que semejan un collage o un fotomontaje digital excesivamente bien acabado, otorgando un cierto onirismo hipnótico a las escenas. De hecho, la edición final de la obra en forma de libro, como ocurre con otras ediciones de autores ilustres, asume un tamaño cercano a lo impracticable para ofrecer una experiencia de inmersión en las escenas fotografiadas con tal riqueza de detalle, algo, como decimos, característico en la obra de Salgado tanto como en la línea editorial de Taschen.

El propio Salgado confiesa que el largo proceso, el viaje fotográfico a base de viajes reales por todo el mundo y su diversidad de paisajes geológicos, botánicos, zoológicos y humanos, le ha procurado una visión global de la vida y de su consciencia que abarca desde la materia tradicionalmente no orgánica hasta los seres humanos como un miembro más de la familia de lo vivo. Son frecuentes los cruces de miradas entre las criaturas retratadas y la cámara del autor, que no duda en selecionarlos como herramienta de reflexión para el espectador, tal vez recordándonos, como decía Brassaï, que no existe la naturalidad o la espontaneidad en la fotografía, dado que esta constituye un artificio y lo natural en ella es que el retratado evidencie que es consciente de la presencia del fotógrafo.



Quizás por ello me parece interesante la imagen que muestra un jaguar acercándose al agua para beber, o tal vez cazar o refrescarse, conociendo los hábitos de estos animales. En la espesura es difícil avistar un jaguar. Es más posible que él sepa de tu presencia que tener la fortuna de verlo. Esperar junto a una orilla practicable es un método normal para procurar un avistamiento, por lo que muchas imágenes de esquivos habitantes de la espesura los presentan junto al agua. Recuerdo una instalación escenográfica del Museo de Historia Natural de Nueva York que decidía mostrar así un ejemplar naturalizado de tigre y que el fotógrafo Valentín Valhonrat inmortalizó en una hermosa foto de formato vertical que establecía un bucle narrativo: la escenografía imita el realismo fotográfico y la fotografía de dicha escenografía imita a la naturaleza. En esta ocasión, el tigre americano es quien cruza auténticamente su mirada con la del fotógrafo.
Y, aprovechando nuestras antiguas referencias a la diferenciación entre los felinos manchados me viene al pelo la selección de la siguiente imagen correspondiente a un leopardo acercándose nocturnamente a un abrevadero, formalmente minimalista, casi teatral, en análoga actitud a la del jaguar, recordándonos las diferencias entre ambos parientes depredadores tanto como sus similitudes.


Y es que las similitudes entre especies remiten a la hermandad entre todas ellas, de las que la humanidad forma parte para bien o para mal. Son las similitudes y las diferencias las que alimentan la fascinación por los animales y por las imágenes zoológicas a las que de algún modo consagramos nuestro estudio, o cuando menos nuestra observación, aún cuando sabemos que es en lo invisible de los animales donde se deposita el misterio compartido.
Argumentábamos en relación a los comentarios suscitados por el rinoceronte de Durero entre los semióticos e historiadores del arte, que la cubierta de escamas del famoso dibujo se justificaría como un método gráfico para denotar dureza, tal y como observaba Umberto Eco, quien considera que la imitación de las estructuras de escamas de las pieles de reptiles y peces por parte de las mallas y vestimentas militares era algo suficientemente conocido para que gráficamente constituyese un recurso de ayuda a la imaginación del espectador de la época. La evocación de un guante de malla medieval en la imagen de la pata de una iguana, señala el propio Salgado al observar su fotografía, le recuerda la cercanía entre todas las criaturas vivas. La mano, tan humana, posee los mismos cinco dedos de un reptil que parece vestir un pertrecho bélico, intrínsecamente propio de belicosos humanos.