martes, 29 de marzo de 2016

(naturaleza muerta y fotografía II) Arte, ética y animales. Taxidermia reivindicativa de Kimberly Witham.


Kimberly Witham


Kimberly Witham


Todavía con el reciente comentario sobre las fotografías de Emma Kisiel a cuestas, constatamos, como en los  numerosos ejemplos que la artista americana ofrece en su página The Muybridge's Horse, una gran cantidad de artistas norteamericanos que recurren a la tentadora magia de combinar fotografía y taxidermia para crear imágenes de gran carga simbólica y atávico atractivo, que responden a la curiosidad documental de los registros gráficos naturalistas y de los bodegones con piezas de caza de la pintura barroca, en las que los animales se convierten en objetos particulares en tanto que paradójicos objetos inanimados. Las plantas y los animales muertos son un anclaje icónico con la pérdida de la naturaleza. El arte contemporáneo parece volcarse en múltiples manifestaciones a servirse de un nuevo y radical concepto de Naturaleza Muerta y no creo que sea señal de nada positivo, aunque mi papel de cronista de vocación neutral se torne tan endeble ante la tentación de ser agorero.
Descubrí a Emma Kisiel y su Caballo de Muybridge, así como sus propias fotografías de animales atropellados tras haber descubierto un comentario de National Geographic, a cargo de Becky Little, sobre el peculiar trabajo de puesta en escena fotográfica de Kimberly Witham, a quien pensaba dedicar una primera entrada dedicada a retomar nuestras selecciones sobre Naturaleza Muerta y Fotografía, o trabajos artísticos con animales muertos. La relevancia del trabajo divulgativo y aglutinador de Kisiel desde su web me hizo adelantar su comentario como introducción a esta renovada serie de trabajos necrozooartísticos. Sin embargo, es justo retomar dicha serie con Kimberly Witham porque ha sido tal vez la más suscitadora de polémica, recientemente, por defenderse de las críticas éticas por el uso y cosificación de animales muertos arguyendo, precisamente, que su intención es ética y pretende dignificar el destino final de los restos mortales de animales muertos accidentalmente o para ser consumidos como alimento. La artista remarca, no obstante, su preferencia por la utilización de hallazgos de carretera como si su implícita e injusta fatalidad hiciesen más triste o indigna la situación de dichos despojos, todavía un reflejo del sentido y carácter de las formas animales concretas cuando todavía gozaban de vida y sentido.
Tal vez nos hallemos ante el advenimiento de un nuevo arte funerario animal y vegetal que en definitiva, con su belleza no hacen sino recordarnos nuestra indiferencia ante la muerte ecológica que provocamos. Lo paradójico del susnto es que la existencia de este tipo de arte no hace sino acentuar la indiferencia de la que se supone pretende huir.
No lo veo claro, pero mentiría si no reconociese el carácter conmovedor o rotundamente estético de muchas de las imágenes que ahora os ofrecemos.

A continuación, un extracto traducido del artículo orginal de Little para National Gographic y una recomendación para visitarlo en su enlace correspondiente para disfrutar de más imágenes y de un interesante documento audiovisual en video.




Haciendo Arte Ético De Animales Muertos.  

La artista de animales atropellados Kimberly Witham ama a los animales-y lo que hace con ellos- como una auto-proclamada "Resurrector Roadkill," Kimberly Witham haoptado por  el uso de animales muertos para crear arte durante unos siete años.Por Becky Little Publicado en febrero 17 de, el año 2016 

El arte de Kimberly Witham no es como los trofeos de animales disecados tradicionalmente asociados a lo que la palabra "taxidermia" por lo general implica.  
En lugar de matar a los animales simplemente para colgar sus cabezas en la pared, Witham recupera los restos de criaturas de carretera ya muertas, crea un retrato o escultura y, a continuación, entierra los restos. Las fotos que toma -muestra en el vídeo de arriba- se ofrecen tan pintorescas que puede que ni siquiera se percaten de que estos animales de aspecto tranquilo en el centro de atención están muertos.

 El arte animal caprichoso no es nuevo. El taxidermista victoriano Walter Potter había creado dioramas de gatitos en una boda y conejos en la escuela, como se destacó recientemente en el curioso libro "El Curioso Mundo de la Taxidermia de Walter Potter" (Walter Potter’s Curious World of Taxidermy). También estaba interesado en lo que algunas personas llaman hoy "taxidermia pícara", en la que los artistas crean animales que no se encuentran en el mundo natural (como los jackalopes). En el museo de taxidermia de Potter en Bramber, Sussex, los visitantes pudieron ver gatitos y corderos con patas y cabezasintercambiadas.





  


 Los ratones muertos reciben segunda "Vida"
   
 

La torsión de un artista a la taxidermia borra las fronteras de la Humanidad. Una de las diferencias entre la taxidermia victoriana y la contemporánea es la preocupación por el bienestar de los animales. Aunque Witham es un fan del trabajo de Potter, ella escribe que "preferiría no preguntar de dónde se obtendría tal número de gatitos muertos." 



Muchos taxidermistas contemporáneos quieren asegurarse de que los animales con los que trabajan no murió por amor al arte. Witham hace esto utilizando sólo las muestras que se encuentra en los alrededores, pero hay muchas otras maneras de encontrar animales muertos obtenidos de forma ética."Absolutamente nada de lo que he hecho fue matando por el bien de la taxidermia," dice la artista Amber Maykut, que enseña clases de taxidermia, en el Museo de Anatomía Mórbida en Brooklyn. "Muchas de las cosas a pequeña escala que utilizo son animales de alimentación. Los compro ya muertos y congelados, y están destinados a alimentar a mascotas como serpientes o  lagartos ... Así que por lo general lo que hago es usar la piel de los animales y el pelo, y luego le doy la canal a mis amigos que tienen mascotas o animales como grandes serpientes "."Se puede obtener conejos y codornices y patos y todo tipo de animales como suministro carnicero que siguen siendo", continúa. La artista también se sirve de sobras "de la industria de la moda / prendas que no bastan para vender a Burberry al tratarse de un cuello de piel o algo por el estilo."El uso de materias primas que de otra forma no sería utilizada no es sólo éticas sino prácticas e incluso útil. Witham también piensa que hay un componente espiritual en lo que está haciendo con estos restos."Siento que de alguna manera, estoy tomando estos animales y los muevo de un lugar en el que por desgracia han sido asesinados; están donde no van a seguir siendo atropellados por un coche e intento en última instancia, darles un final respetuoso ," dice. "Así que podría inmortalizarlos en una fotografía o tal vez su piel en taxidermia, pero luego enterrarlos en el bosque. Y me gusta pensar que eso es un final mejor para ellos"
















































http://www.kimberlywitham.com/kimberly_witham/Kimberly_Witham.html

http://news.nationalgeographic.com/2016/02/160217-video-taxidermy-art-animals-death-ethics/


Making Ethical Art From Dead Animals

Roadkill artist Kimberly Witham loves animals—and the things she makes with them.


Kimberly Witham’s roadkill art isn’t like the traditional stuffed animal trophies the word “taxidermy” usually implies. Rather than killing animals just to hang their heads on her wall, Witham recovers the roadside remains of already-dead critters, creates a portrait or sculpture, then buries the remains. The photos she takes—shown in the video above—look so quaint that you might not even realize that those peaceful-looking animals in the center are dead.
Whimsical animal art isn’t new. The Victorian-era taxidermist Walter Potter created dioramas of kittens at a wedding and rabbits at school, recently highlighted in the book Walter Potter’s Curious World of Taxidermy. He was also interested in what some people today call “rogue taxidermy,” in which artists create animals that aren’t found in the natural world (like jackalopes). At Potter’s taxidermy museum in Bramber, Sussex, visitors could see kittens and lambs with added legs and heads.
One of the differences between Victorian and contemporary taxidermy is the concern with animal welfare. Although Witham is a fan of Potter’s work, she writes that she “would rather not ponder where one would obtain such a vast number of dead kittens.” Many contemporary taxidermists want to make sure that the animals they work with didn’t die for the sake of art. Witham does this by only using specimens that she finds outside, but there are many other ways to find ethically-sourced dead animals.
“Absolutely nothing I have ever done was killed for the sake of taxidermy,” says artist Amber Maykut, who teaches taxidermy classes at the Morbid Anatomy Museum in Brooklyn. “A lot of the small-scale stuff that I use are feeder animals. I buy them already deceased and frozen, and they’re meant to be fed to your pet snake or lizard … So usually what I do is I skin the animals and I take the fur, and then I give the carcass to my friends who have pet snakes or large animals.”
“You can get rabbits and quail and duck and all kinds of animals as butcher remains,” she continues. She also gets scraps “from the fashion/garment industry that [are] not good enough to sell to Burberry to be a fur collar or something like that.”
Using raw materials that would otherwise go unused isn’t just ethical, practical, and DIY. Witham also thinks that there’s a spiritual component to what she is doing with these remains.
“I feel like in some way, I am taking these animals and moving them from a spot where they’ve unfortunately been killed—they’re not gonna keep getting run over by a car—and I try ultimately to give them a respectful end,” she says. “So I might immortalize them in a photograph or perhaps their skin in taxidermy, but then I bury them in the woods. And I like to think that that’s a better end for them.”
Follow Becky Little on Twitter.
 

Naturaleza muerta y fotografía (I). Emma Kisiel a la estela del caballo de Muybridge y la divulgación del arte antrozoológico y naturalista.





Hoy dedicamos una entrada al trabajo artístico (y divulgativo del arte vinculado a los animales) de Emma Kristel, y creemos que esto es un acontecimiento importante para El Animal Invisible por diversas razones.
En primer lugar queremos dejar constancia de la existencia de otros sitios web consagrados a glosar trabajos artísticos relacionados con el arte y la zoología, eso que nos hemos permitido denominar Antrozoología Artística.
En segundo lugar creo que ya podemos afirmar, pese a la escasez de manifestaciones críticas o académicas al respecto, que la antrozoología ha tomado el arte, que casi todas las manifestaciones artísticas más relevantes y con mayor repercusión están marcadas por la presencia de animales, iconografía animal o crítica al discurso naturalista y ecologista, como lógica consecuencia de las circunstancias socioeconómicas en las que se desenvuelve el arte contemporáneo.
En definitiva, creo que los temas y contenidos de este blog son mucho menos restrictivos y minoritarios que nunca, y tal vez siempre han tenido tal vigencia que su misma obviedad los hacía aparentemente invisibles. Algo está pasando en el mundo del arte, porque los animales están más presentes que nunca y son más llamativos que nunca, por lo que están buscados, vivos o muertos. Literalmente.

Lo que a finales del siglo pasado a mi me parecía un tema de creciente actualidad que por lógica habría de impregnar la cultura occidental y las preocupaciones de la filosofía, la ciencia y el arte, fue recibido con fría indiferencia y distanciamiento intelectual por parte de los responsables académicos vinculados a mis estudios doctorales, salvo muy escasas excepciones y, sin embargo, algo me dice que la relación entre animal humano y demás animales será la preocupación fundamental de la sociedad mucho más allá de los vaticinios de Blade Runners futuribles por Philip K. Dick. De hecho, el cine sigue mostrando a los animales y sus idealizaciones cinematográficas como foco central de muchas de sus producciones de mayor repercusión mediática, y en muchos casos la relación entre el ser humano y los demás animales es el núcleo temático sobre el que se sustenta la narración de forma novedosamente ecologista, obligadamente, incluso. Revísense si no los ecos animalistas en clave vegana de Noé, el proteccionismo anacrónico de En el Corazón del Mar, el simbolismo animalista de Vida de Pi o el fatalismo naturalista de El Último Cazador. Mohammed Awada opened South Forest Park in 2007 but lost a number of animals during the Israeli attacks against Hamas which began a year laterPor si fuera poco, mientras se oye hablar de proyectos de parques temáticos como Zootopía o el ambicioso Parque Zoológico/Safari de Dubai, los medios nos traen las macabras imágenes de los animales momificados en el terrible abandono del Zoo de Gaza, como si de uno de los proyectos artísticos a los que hoy nos vamos a referir se tratase.

Ya hicimos un comentario acerca de obras de arte con animales vivos, y nos ha sido inevitable hacer mención de otras en las que se representaban animales muertos o sus propios despojos pasaban a ser parte de la materialización de las mismas.
Los cadáveres de los animales siguen evocando su belleza en vida, o pueden pasar por estáticas representaciones de sí mismos cuando la fotografía y otras formas de reproducción se hacen cargo de ellos. Es comprensible, sin duda, paro también indudablemente preocupante.

Y es precisamente de esa vida/muerte artística de las formas animales lo que hoy queremos traer a colación.

He de reconocer que es algo que me incomoda, cosa que ya he dejado claro, por ejemplo, al referenciar obras artísticas que recurrían a la Taxidermia, y especialmente cuando dedicamos un comentario a la peculiar obra de Kate Clarck y otras mujeres artistas vinculadas al arte con animales disecados. Me intriga que el mercado del arte moderno y la cultura mediatizada, de predominancia anglosajona en occidente, acoja cada vez más ejemplos, especialmente en Norteamérica, de artistas que recurren a las artes de la taxidermia para sus intervenciones artísticas, y que en su mayoría sean mujeres.
Existe, además, en la fotografía, un carácter esencial que conecta con la muerte en cuanto que se trata de una forma más de preservación de las formas orgánicas más allá de la muerte, o de la vida. Los seguidores de este blog también han sido testigos de los múltiples ejemplos en que los fotógrafos han encontrado un motivo atractivo para sus objetivos en los animales muertos, cuya inmovilidad pasa desapercibida en el arte de la inmovilización.

Emma Kisiel se sirve de la fotografía para indagar en los signos visuales que se desprenden del cuerpo inerte de un animal y nos ofrece instalaciones efímeras eternizadas gracias al medio fotográfico a modo de rituales funerarios con los que dignificar y recordar la presencia de los ejemplares muertos (a menudo por intervención humana más o menos involuntaria). En sus principales series fotográficas se sirve de la presencia de cadáveres encontrados de formas diversas.



En algunos casos, como hemos descrito inicialmente, interviene en la escena disponiendo ofrendas naturales, pétreas o florales para crear orlas o aureolas, coronas funerarias ornamentales con las que presenta sus respetos a la belleza aún visible de los animales muertos. En otra modalidad de sus trabajos, los acoge en su hogar para curarlos o intentarlo, y tanto si viven como si mueren, documenta su presencia en una situación de amor y cuidado. En una tercera modalidad, fotografía los cadáveres de animales víctimas de accidentes de circulación u otras circunstancias como si durmieran plácidamente, como si le quisiera conceder una última oportunidad de vivir un momento placentero.
En trabajos anteriores, Kisiel ya había demostrado su interés por los animales y por sus anatomías alternativas a nuestra propia animalidad humana, por sus interacciones y por su manera de actuar en la naturaleza, pero, sobre todo, por la manera en que nosotros lo percibimos, lo representamos y lo reproducimos. Así, como tantos otros fotógrafos, se ha sentido fascinada por los dioramas de los Museos de Historia Natural, con sus animales naturalizados y sus escenografías naturalistas. Y lo curioso en este caso es que su atención suele centrarse no en los animales taxidermizados que aparentan estar vivos, al menos en una fotografía, sino en aquellos cuyo papel en la dramatización del diorama es estar muertos. Animales muertos simulando otra muerte.



Pero la aportación de Kisiel al mundo de la Tánato-Antrozoología Artística no se queda ahí, puesto que recopila y documenta el trabajo de otros artistas a través de un sitio web cuyo título entraña toda una declaración de intenciones: The Muybridge's Horse, el caballo de Muybridge, en referencia a las cronofotografías del pionero del arte fotográfico y cinematográfico que pusieron en jaque al mundo del arte acerca de la correcta representación gráfica del movimiento locomotriz del caballo. Recientemente, en una presentación de su obra fotográfica y su labor divulgativa y crítica desde dicho sitio web en Skylight Studios para el Annenberg Space for Photography, Kisiel ofreció una conferencia audiovisual titulada "Seeing Animals" ("Ver Animales") cuyo visionado recomendamos para conocer más de cerca a nuestra protagonista de hoy.

Emma Kisiel tiene una licenciatura en bellas artes con énfasis en la fotografía de la Universidad de Colorado en Denver. Su trabajo ha sido publicado en línea en Lenscratch, Esquire Magazine Russia, F-Stop Magazine, Feature Shoot, Juxtapoz Magazine, y en Huffington Post, y en publicaciones impresas como las revistas BLINK Magazine y Shots Magazine. Kisiel es también autora del índice de blogs y artistas on line, The Muybridge's Horse. Las fotografías de Emma Kisiel son una exploración de las formas en que los seres humanos gustan experimentar e interactuar con los animales. Kisiel utiliza la fotografía para documentar y reflexionar sobre tres temas fundamentales: 
1) su propia cercanía emocional y física con los animales, tanto vivos como muertos 
2) la importancia y el futuro de la taxidermia en los museos de historia natural
3) la cultura del siglo XXI de los lugares donde los visitantes pueden experimentar los animales en cautiverio y en conservación. 
A menudo, sus imágenes cuestionan la autenticidad de los momentos que compartimos con los animales, así como nuestra comodidad con nuestra propia mortalidad. 
Aunque a veces repulsivas y de confrontación, las fotografías de kisiel llaman la atención sobre el valor inapreciable de los animales y la importancia de una relación con ellos, en una forma sincera y genuina.

Una nota en su página web advierte que ningún animal fue perjudicado o dañado por la artista en la realización de las imágenes que aquí se presentan. La mayoría de los animales fueron hallados como ("Roadkill") víctimas de atropellos. Con respeto y con leyes como la Ley del Tratado de Aves Migratorias en mente, todos los animales (en particular, aves nativas) fueron dejados en libertad o devueltos al lugar de reposo original en el que fueron encontrados.

He de decir que no es sólo el turbador efecto de sus imágenes y la calidad de sus fotografías lo que me atrajo de Emma Kisiel, sino su concienzuda observación de la presencia de los animales en el trabajo de otros artistas y su metódica documentación a través de su página web/blog The Muybridge's Horse, que llamó mi atención inicialmente por la obra de otra artista, y es que, como ya he mencionado, la mayoría de los artistas glosados son mujeres americanas, y en la mayoría de los casos en sus obras los animales están muertos, aunque también le interesan otros autores que no usan cadáveres ni despojos, ni los registran, sino que fotografían animales vivos en libertad o en situaciones peculiarmente condicionadas por influencia humana, o que representan o reproducen animales con estilos e intenciones alternativas.

Kisiel merece una mención más que destacada en El Animal Invisible, pero, pero no sin lugar a dudas suscitadas por preguntas irrefrenables a la vista de sus artistas de referencia y de su propia obra:

¿Por qué tantos estudios con animales en el arte que se sirve de cadáveres? ¿Por qué este interés en los animales muertos?
¿De dónde viene este renovado interés, por ejemplo, por la taxidermia como una propuesta artística?
¿es coincidencia que los redactores de los blogs mencionados y la mayoría de los artistas que utilizan la taxidermia o fotografían imágenes de cadáveres sean mujeres, en su mayoría vinculadas directa o indirectamente a los EEUU?

He creído que lo mejor sería contactar con ella y preguntárselo, así que ahí van sus respuestas al respecto:





Hola,
Haré todo lo posible por responder a tus preguntas.

 ¿Por qué este interés en los animales muertos?

Creo que existe tanto arte sobre animales que explora la muerte y utiliza animales muertos porque los seres humanos son naturalmente curiosos acerca de la muerte. 
Debido a que los cuerpos humanos muertos generalmente se preservan de forma muy privada y lejos del acceso y la vista del público, nos volvemos a los animales para trabajar a través de nuestras preguntas y nuestra fascinación sobre el tema. Vivimos muy de cerca con los animales y los consumimos en muchos aspectos, pero todavía nos sentimos muy diferentes de ellos, y es probable que sea debido a esto que sus cuerpos sin vida no nos molestan ni nos perturban de la forma en que los cuerpos humanos sin vida lo hacen. 
Creo que hay infinitamente más arte acerca de los animales mostrados con vida, pero no puedo negar (como he aprendido al trabajar en "El Caballo de Muybridge") que hay muchos artistas que realizan sus obras sobre la muerte de los animales. También creo que sentimos que estas muertes deben ser reconocidos en algún nivel similar a la forma en que reconocemos las muertes de los seres humanos, porque en este momento la gente parece que se preocupa muy poco cuando un animal muere.

¿De dónde viene este renovado interés, por ejemplo, por la taxidermia como una propuesta artística?

Veo la taxidermia no sólo como una manera de prolongar la vida, sino también como una forma de congelar el tiempo, como la fotografía. En lo personal, me siento atraída por la taxidermia, ya que me permite continuar experimentando el animal y mirarlo de cerca de una manera de la que no sería capaz en vida. Una vez más, creo que otros artistas prefieren trabajar con la taxidermia, ya que es accesible, y permite el acceso. También es un poco una moda del momento, pero durante mucho tiempo ha sido una forma muy respetada de educación (museos de historia natural, etc.). La taxidermia probablemente no tendrá presencia en los museos de historia natural del futuro, y creo que ahora existe un deseo general de explorarla y documentarla.

Y por último, 
¿es coincidencia que los redactores de los blogs mencionados y la mayoría de los artistas que utilizan la taxidermia o fotografían imágenes de cadáveres sean mujeres, en su mayoría vinculadas directa o indirectamente a los EEUU?
 No, no creo que sea una coincidencia. Según mi experiencia, las mujeres son más empáticas y sensibles, tanto para con los animales como respecto al tema de la muerte, que los hombres, por lo que en consecuencia creo que es interesante que la mayoría de estas figuras del arte sean mujeres, no creo que sin razón. En cuanto a "vinculadas a los EE.UU.", si quieres decir que estas personas también son americanos / trabajan en los EE.UU. yo no puedo hablar de eso, ya que mi única experiencia es como americana yo :) Sé que en los Estados Unidos la muerte se mantiene muy oculta, y muchos artistas quieren empujar en contra de eso. Pero no tengo experiencia personal acerca de cómo la muerte se maneja en otros países, así que no puedo decir más que eso.

Hazme saber si tienes más preguntas o necesitas alguna aclaración.

Emma



Creo que es más que probable que volvamos a tener preguntas o simples deseos de contrastar nuestras opiniones con una de las más personales y destacadas portavoces del arte animalista y la antrozoología artística en la red y en los medios de divulgación artística contemporánea.


Mafa Alborés
































































Emma Kisiel holds a bachelor of fine arts with an emphasis in photography from the University of Colorado Denver. Her work has been featured online on Lenscratch, Esquire Magazine Russia, F-Stop Magazine, Feature Shoot, Juxtapoz Magazine, and the Huffington Post, and in print in BLINK Magazine and Shots Magazine. Kisiel is also the author of the blog and online artist index, Muybridge's Horse.

Emma Kisiel’s photographs are an exploration of the ways in which we as humans experience and interact with animals. Kisiel uses photography to document and ponder her emotional and physical closeness to animals, both living and dead; the significance and future of taxidermy in museums of natural history; and the 21st century culture of places where visitors can experience captive and preserved animals. Often, her images question the authenticity of the moments we share with animals, as well as our comfort with our own mortality. While at times repulsive and confrontational, Kisiel's photographs draw attention to the preciousness of animals and the importance of a relationship with them, in a sincere and genuine form.

Note: No animals were harmed by the artist in the making of the images presented here. Most animals were found as "roadkill." Respectfully and with laws like the Migratory Bird Treaty Act in mind, all animals (in particular, native fowl) were left at or returned to the original resting place where they were found.




Hi,
I'll do my best to answer your questions.


Why so many animal studies in art featuring corpses? Why this interest in dead animals?
I think so much art about animals explores death and uses dead animals because humans are naturally curious about death. Because dead human bodies are generally kept very private and far from public access and the public eye, we turn to animals to work through our questions and our wonder about the subject. We live very closely with animals and we consume them in many ways, but we still feel very different from them, and it's probably because of this that their lifeless bodies do not upset and disturb us the way lifeless human bodies to. I think there is infinitely more art about animals that shows them alive, but I cannot deny (as I have learned working on Muybridge's Horse) that there are many artists making work about animal death. I also think we feel that these deaths need to be recognized on some level similar to the way we recognize human deaths, because at this point people seem to care very little when an animal dies.



Whence comes this renewed interest, for example, by taxidermy as an artistic proposal?
I see taxidermy not only as a way of prolonging life, but also as a way of freezing time, like photography. Personally, I am drawn to taxidermy because it allows me to continue to experience the animal and to look at it up-close in ways I would not be able to in life. Again, I think other artists prefer to work with taxidermy because it is accessible, and it allows access. It is also a bit trendy at the time, but it has for a long time been a well-respected form of education (natural history museums, etc.). Taxidermy will probably not have a presence in natural history museums of the future, and I think there is a general want to explore and document it now.


And finally, do you think it's coincidence that the drafters of the mentioned blogs and most artists who use taxidermy or record images of corpses are -by the way women, mostly directly or indirectly linked to the U.S?

I believe you are asking if I think it's a coincidence that most artists working with dead animal subject matter and authors of websites like mine are women. No, I don't think it's a coincidence. In my experience, women are more empathetic and sensitive, both to animals and to the subject of death, than men, so while I do think it's interesting that the majority of these figures in art seem to be women, I don't think it's without reason. As for the "linked to the US," I believe you mean these people are also Americans/working in the US? And I cannot speak to that, since my only experience is as an American myself :) I know that in the US, death is kept very hidden, and many artists want to push against that. But I don't have a personal experience with how death is handled in other countries, so I cannot say more than that.


Let me know if you have more questions or need any clarification.

Emma






http://muybridgeshorse.com/

http://www.emmakisiel.com/

http://annenbergphotospace.org/video/emma-kisiel-seeing-animals




http://mafa-elanimalinvisible.blogspot.com.es/search/label/Taxidermia


http://mafa-elanimalinvisible.blogspot.com.es/2015/09/taxidermia-antrozoologica-de-kate-clark.html


http://mafa-elanimalinvisible.blogspot.com.es/2014/12/presa-de-los-animales-haunted-by-animal.html


http://www.dailymail.co.uk/news/article-3478261/Horrifying-mummified-corpses-remains-dozens-animals-starved-death-world-s-worst-zoo-Gaza-Strip.html